3/27/2008

Lección No. 13 Modelos de discipulado

Lección 13: Modelos de discipulado

Para el 29 de marzo de 2008

Haz clic, si deseas ver el documento original e imprimir:
http://docs.google.com/Doc?id=dkc3vcv_23hp3hhbfr

Lee: Mateo 14:14; 15:32; 20:34; Marcos 1:41; Lucas 6:12, 13; 16:19-31; 17:4, 5; 18:9-14; Colosenses 1:14; 1 Timoteo 5:16.

Descubre: ¿Existen marginados, desechados y discriminados en tu iglesia? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué razones? ¿Qué modelos de discipulados aprendiste en las lecciones de la escuela sabática de este trimestre? ¿Cuál fue el menaje central de estas lecciones? ¿Cómo aplicarías este mensaje en tu vida?

Memoriza y considera: “Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia” (Mat. 10:8).

Pensamiento clave: ¿Qué función deberían tener la compasión y el perdón en la vida y el ministerio de los discípulos? ¿Qué modelo nos dio Jesús con respecto a cómo deberíamos tratar a los marginados, los despreciados y los de diferente origen étnico que el nuestro? ¿Cuán importante es la iglesia misma en la obra del discipulado? ¿Qué podemos aprender de Jesús acerca de la centralidad de la oración?

Cristo enumera los diversos tipos de milagros que con frecuencia los discípulos le habían visto realizar. Ellos debían hacer todo lo que él había hecho; los demonios y hasta la muerte misma debían estarles sujetos. Todos los que lo deseen, pueden tomar gratuitamente del agua de la vida (Apoc. 22: 17). Los discípulos no debían lucrar con la predicación del Evangelio, pero al mismo tiempo debían recordar que el "obrero es digno de su alimento" (Mat. 10: 10).

En el ministerio de Cristo en esta tierra, giraba en tres ejes principalmente. Mateo escribe: “Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo” (Mat. 4:23).

“A cada uno se le ha asignado una obra, y nadie puede reemplazarlo. Cada uno tiene una misión de maravillosa importancia, que no puede descuidar o ignorar, pues su cumplimiento implica el bienestar de algún alma, y su descuido el infortunio de alguien por quien Cristo murió” (SC14)

PROPÓSITOS DE LA LECCIÓN DE ESTA SEMANA

· Saber que Jesús es el modelo de compasión.
· Sentir la compasión que sintió Jesús por los despreciados.
· Hacer nuestra la compasión de Jesús hacia todos.

I. JESUS NUESTRO MAXIMO EJEMPLO DE COMPASIÓN Y PERDÓN

· ¿Quién el máximo ejemplo de compasión y perdón?

1. ¿Por qué cosas mostró Jesús compasión? ¿Por qué esa compasión es tan importante para nosotros como discípulos? (Mat. 14:14; 15:32; 20:34; Mar. 1:40-42; 6:34; Luc. 7:11-14).

“Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos” (Mat. 14:14).

“Y Jesús, llamando a sus discípulos, dijo: Tengo compasión de la gente, porque ya hace tres días que están conmigo, y no tienen qué comer; y enviarlos en ayunas no quiero, no sea que desmayen en el camino” (Mat. 15:32).

· Los discípulos no podían encontrar solución para el problema sino despidiendo a la gente. Pero la "compasión" de Jesús tenía en cuenta tanto el bienestar físico de la multitud como el espiritual.

“Y dos ciegos que estaban sentados junto al camino, cuando oyeron que Jesús pasaba, clamaron, diciendo: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros! Y la gente les reprendió para que callasen; pero ellos clamaban más, diciendo: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros! Y deteniéndose Jesús, los llamó, y les dijo: ¿Qué queréis que os haga? Ellos le dijeron: Señor, que sean abiertos nuestros ojos. Entonces Jesús, compadecido, les tocó los ojos, y en seguida recibieron la vista; y le siguieron” (Mat. 20:34)

“Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, Sé limpio. Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio” (Mar. 1:40-42)

“Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas” (Mar. 6:34)

Cada orden de Dios implica el poder necesario para cumplirla. Desde un punto de vista humano, era absurdo pensar en encontrar alimento en algún lugar cercano, antes de que cayera la noche, para satisfacer las necesidades de semejante muchedumbre. Este pedido de Jesús a los discípulos parecía tan insensato como su orden anterior de que fueran a pescar en las claras aguas del lago siendo de día (ver com. Luc. 5: 5). Ese caso anterior bien podría haber acudido a su mente si hubiesen reflexionado en la lección que Jesús entonces quiso que aprendieran. Dios suele obrar mediante seres humanos para que sean suplidas las necesidades físicas y espirituales de sus prójimos. Este principio es fundamental para la comisión evangélica.

“Aconteció después, que él iba a la ciudad que se llama Naín, e iban con él muchos de sus discípulos, y una gran multitud. Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad. Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores. Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate” (Luc. 7:11-14).

· El máximo ejemplo de compasión y perdón es el Señor Jesús.
· La palabra compasión, conlleva la idea de alguien que está emocionado hasta lo más profundo de su ser.
· A pesar de que nuestra naturaleza humana, es dura y egoísta, somos movidos a tener piedad y compasión por los demás, ¿Cuál fue la actitud del Señor hacia la humanidad sufriente? Evidentemente, mostró compasión, misericordia, piedad y suplía sus necesidades.

2. ¿Qué función debería desempeñar el perdón en nuestra experiencia como discípulos y en nuestra obra de hacer discípulos? ¿Por qué? (Luc. 17:3-5; Efe. 1:7; 4:32; Col. 1:14)

“Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiera, perdónale. Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale. Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe” (Luc. 17:3-5)
· Jesús afirma que es pecado inducir a otros a pecar.
· Los que son discípulos de Jesús deben de perdonar a otros cuando los ofenden.
· No perdonar a otros es una forma de inducirles a caer en imprudencias y pecados. ¿Cuál debe ser nuestra actitud cuando otros pecan contra nosotros? No debemos ser tropiezo para otros, y al mismo tiempo debemos ser misericordiosos con ellos cuando nos hacen tropezar.
· Tener fe, dijo Jesús, no significa cantidad sino calidad. Una persona tiene fe o no la tiene. Una cantidad ínfima de fe es suficiente para llevar a cabo tareas aparentemente imposibles. Lo que importa en la fe no es tanto la cantidad, sino que sea verdadera.
· Dios es compasivo, fue él quien escogió salvarnos de nuestros pecados y perdonarnos. Es a través de su compasión y su perdón como llegamos a ser herederos de la vida eterna.
· De parte de nosotros como discípulos, es importante manifestar la misma actitud de nuestro Dios: la compasión y el perdón. Es la única forma de conducir a otros y llevarlos a los pies de Jesús.
· Pablo dijo: “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”. La redención ("remisión", "liberación mediante pago de rescate") se efectúa por algo más que una cierta cooperación con Cristo o una simple unión mística con él. Cristo es la "esfera viviente" de la redención; en su persona tiene lugar esa gran obra. Cristo es el Arquitecto, el Constructor y la Piedra angular de la redención. El es no sólo el Pastor sino también la Puerta del aprisco (Juan 10: 1-14).

· La sangre derramada de Cristo representa la vida que fue entregada para redimir a la humanidad.
· El derramamiento de la sangre de Cristo fue "para remisión de pecados" (Mat. 26: 28).

II. LA ACTITUD DE JESUS HACIA LOS DESECHADOS, MARGINADOS Y DISCRIMINADOS.

· ¿Cuál fue la actitud de Jesús hacia los niños, las mujeres, los leprosos y los publicanos?
· ¿Cuál es tu actitud hacia los marginados y los desechados de tu sociedad?
· ¿Cuál es la actitud de tu iglesia hacia ellos?
· ¿Cómo puedes decir si realmente te preocupas por ellos o si solo estás expresando las trivialidades que se suelen esperar?

1. ¿Cómo eran las distinciones de las clases sociales en los tiempos de Jesús?

· Entre hombres y mujeres. El lugar de las mujeres era el hogar
· La jerarquía religiosa y el pueblo común
· Los ricos y los pobres
· Los fariseos y los publicanos.

2. ¿Cuál son las lecciones de la parábola del rico y Lázaro? (Luc. 16: 19-31)

Es evidente que esta parábola fue dirigida especialmente a los fariseos (Luc. 15: 2; 16: 14), aunque los discípulos (Luc. 16: 1), los publicanos y los pecadores (Luc. 15: 1), y sin duda un gran público (Luc. 12: 1; 14: 25; 15: 1) también estaban presentes.

"Un hombre rico" representa en primer lugar a todos los que utilizan mal las oportunidades de la vida, y en sentido colectivo también a la nación judía que, como el rico, estaba cometiendo un error fatal. La parábola consiste de dos escenas: una representa esta vida (Luc. 16:19-22); la otra, la vida futura (Luc. 19:23-31). El rico se equivocó al pensar que la salvación se basaba en ser descendiente de Abrahán y no en la preparación individual (Eze. 18).

3. ¿Cuál fue la actitud de Jesús hacia los rechazados, los marginados y los discriminados? ¿Cómo ve el Señor Jesús la actitud y las acciones de los ricos? ¿Por qué estas lecciones son tan trascendentales para nosotros, tanto como discípulos y para hacer discípulos? (Lucas 16:19- 31).

“A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido”(Lucas 18:9-14)

· En ese tiempo, el fariseo representaba el más alto nivel de religiosidad judía.
· El fariseo hace una enumeración de los defectos que no posee, confiado en que así será más estimado por Dios. Presenta una lista de algunos pecados de los cuales no es culpable. Está agradecido por sus propias virtudes y no por la justicia y la misericordia de Dios. Está agradecido de que mediante su esfuerzo diligente se ha mantenido estrictamente dentro de la letra de la ley, pero parece desconocer totalmente el espíritu que debe acompañar a la verdadera obediencia para que sea aceptable a Dios.
· Por otra parte, el publicano representaba el nivel más bajo de la escala social judía.

4. ¿Quiénes eran los publicanos?

La palabra publicano se deriva del griego, telon's [de télos ("impuesto") más onéomai ("comprar"), literalmente "comprador de impuestos"], "cobrador de impuestos"; del latín, publicanus).
· Persona a la que se le había dado el derecho de recaudar los impuestos internos para Roma. Tales impuestos abarcaban:
· Los publicanos o "cobradores de impuestos" del Nuevo Testamento eran los agentes que realmente recaudaban; quizás en casi cada caso eran judíos. Se esperaba que cada publicanus cobrara una suma adicional suficiente como para producir ganancia. Si ya era suficientemente odioso tener que pagar los impuestos a los romanos, infinitamente peor era que se les ayudara a cobrarlos.
· Los publicanos, con pocas honrosas excepciones, extorsionaban a la gente y, con la complicidad de los soldados romanos, explotaban todo lo posible sus fuentes de recursos. Por ello, eran sumamente detestados; la sociedad los aislaba y los evitaba en todo lo posible, y rara vez se los veía por el templo o la sinagoga (Mat. 11:19; 21:31).
· Un judío que se hacía publicano era considerado un lacayo de los odiados romanos y un traidor de Israel.
Aunque Jesús reconocía el bajo estado moral de la mayoría de los publicanos (Mat. 5:46, 47; 18:17), se asoció libremente con ellos, y por esto incurrió en la censura de las autoridades judías (Mat. 9:10-13; 11:19). La razón que daba para justificar su actitud era que había venido a llamar a pecadores como ellos al arrepentimiento (Mat. 9:13). Apreciaban su bondad, y aparentemente unos cuantos creyeron en él y llegaron a ser discípulos suyos (Mat. 21:31, 32).

5. ¿Quiénes eran los fariseos?

Del griego, farisáios; una transliteración del hebreo, perûshîm, "los separados".
· Los fariseos fueron los que levantaron la disputa acerca de los discípulos de Jesús y los de Juan (Mat. 9:11, 14; Juan. 4:1).
· Los fariseos, son los que lo acusaron a Jesús, de echar fuera demonios por el poder del príncipe de los demonios (Mat. 9:34; 12:24)
· Fueron los fariseos, los que se molestaron por su enseñanza con respecto a la inutilidad de la tradición (15:1-12)
· Fueron ellos, los que tomaron el liderazgo en su arresto, condenación y crucifixión (Mat. 27:62; Mar. 3:6; Juan. 11:47-57; 18:3).
· Nicodemo era fariseo (Juan. 3:1), así como Pablo y también su maestro Gamaliel (Hech. 5:34; 23:6; 26:5-7).

6. ¿Cuáles eran los contrastes entre saduceos, esenios y fariseos? ¿Cómo era el discipulado de de saduceos, esenios y fariseo?

· En el espectro religioso del judaísmo del Nuevo Testamento, los saduceos eran los liberales. Como se encontraban "en el mundo", también estaban listos y dispuestos a ser "del" mundo.
· Los fariseos, por otra parte, aunque por necesidad estaban "en el mundo", rechazaron ser parte de él. El fariseísmo, "separatismo", enfatizaba la separación del mundo y su contaminación.
· Los esenios no sólo rehusaban ser "del" mundo, sino hacían todo lo que podían para escapar de él viviendo una vida ascética.
· La mayoría de los "escribas" o "doctores de la ley" (Luc. 5:17), los estudiantes y expositores profesionales de la "ley", eran fariseos. Su ocupación era interpretar y aplicar "la ley" a cada mínimo detalle y circunstancia de la vida.
En el tiempo de Cristo, el fariseísmo siempre era masa creciente de reglamentos y se conocía como "la tradición de los ancianos" (Mat.15:2).
· Aunque en muchos sentidos las enseñanzas de Jesús se parecen a las de los fariseos más que a las de los saduceos, Jesús tuvo enérgicas discusiones con los fariseos durante todo su ministerio por causa de su rigurosa adhesión a la tradición (Mar. 7:1-13) y el énfasis resultante en los actos externos con la exclusión práctica de las actitudes y los motivos del corazón (Mat. 23:4-33).
· Fue precisamente esta rigurosa piedad exterior en la observancia de "la ley" como lo interpretaban y aplicaban sus tradiciones, con el descuido total de la piedad interior, y así permitir que el legalismo fuera el manto para cubrir el pecado, lo que condujo a Jesús a catalogar a los fariseos como hipócritas (Mat. 23).
· Juan el Bautista consideraba a los fariseos y a los saduceos como una "generación de víboras" (Mat. 3:7), y los amonestó a producir "frutos" que dieran testimonio de un cambio de corazón (Mat. 3:8).
· Cuando Jesús puso el énfasis en que el motivo que impulsa el acto es de mayor importancia a la vista de Dios que el acto mismo, los fariseos inevitablemente se complotaron para desacreditar a Jesús en la mente de la gente y silenciar su mensaje.
· En una ocasión, los saduceos se unieron con los fariseos para desafiar su autoridad y exigieron una "señal del cielo" para confirmar su derecho a enseñar (Mat. 16:1-6); pero no fue hasta casi el final de su ministerio cuando los saduceos se tomaron la molestia de atacarlo con una argucia sobre la resurrección (Mat. 22:23-33).

7. ¿Qué lecciones enseño el Señor Jesús en la parábola del fariseo y el publicano? (Luc. 18:9-14)

· La primera condición para ser aceptado por Dios es sentir la necesidad, tener la convicción de que sin la misericordia divina estaríamos completamente perdidos (PVGM 122).
· En contraste con el fariseo, el publicano sin duda pensó en muchos pecados, y sabía que los había practicado; pensó en las virtudes y sabía que no poseía ninguna de ellas.
· Como el apóstol Pablo, se sentía pecador (1 Tim. 1: 15), que necesitaba desesperadamente la gracia divina.
· La misericordia es un aspecto del amor divino, aspecto que no se había manifestado y que por lo tanto no podía haberse conocido plenamente hasta que el pecado entró en el universo.
· La misericordia es la expresión del amor divino manifestado a quienes no lo merecen. La palabra griega que se traduce como "sé propicio" parece tener un significado muy parecido al de la palabra hebrea jésed, que suele traducirse como "misericordia" (1 Crón. 16: 34; Sal. 5 1: 1; 52: 1; 136: 1- 26; 138: 2).
El recaudador de impuestos habla como si no hubiera otros pecadores, como si él fuera el único. Se coloca en una clase aparte como el fariseo. No es tan virtuoso como los otros, es el pecador. El fariseo se consideraba muy superior a los demás; el publicano se consideraba muy inferior a los otros. Es decir, aceptado por Dios y declarado justo delante de él. El fariseo creía que era justo, pero Dios no lo consideraba así. El publicano se sentía pecador, y este reconocimiento abrió el camino para que Dios lo declarara sin pecado, un pecador justificado por la misericordia divina. La diferencia estaba en la actitud de los dos para consigo mismos y para con Dios.
· El fariseo se descalificó a sí mismo de modo que no pudo recibir la misericordia y la gracia de Dios. Su engreimiento cerró la puerta de su corazón a las ricas corrientes del amor divino que produjeron gozo y paz en el publicano. La oración del fariseo no podía ser aceptada por Dios porque no estaba acompañada por el incienso de los méritos de Jesucristo (PP 365-367;Exo. 30: 8).
· Uno de los discípulos de Jesús, Leví Mateo, había sido publicado (Mat. 9:9; 10:3).
· En algún momento posterior a su llamamiento, recibió a Jesús en su casa, donde asistieron muchos de sus compañeros publicanos (Mat. 9:9, 10; Mar. 2:14,15; Luc. 5:27-29).
· Unos pocos días antes de su crucifixión, Jesús se relacionó con Zaqueo, un judío cobrador de impuestos de Jericó (Luc. 19:1-9), que llegó a ser uno de sus seguidores.

III. MANOS A LA OBRA

1. Haz una lista de nombres de personas que consideran que son desechados o discriminados por la sociedad actual. ¿De qué manera podrías ayudarles y mostrarles simpatía y compasión? ¿Cómo podrías involucrarte para que ellos puedan participar de las “buenas nuevas”?

2. Escribe los nombres de las personas que pertenezcan a tu CÍRCULO DE INFLUENCIA, piensa un momento, ¿De qué manera podrías hacer para compartir las enseñanzas de Jesús y discipular?

CÍRCULO DE INFLUENCIA: FAMILIARES, AMIGOS CERCANOS, COMPAÑEROS DE TRABAJO Y CONOCIDOS.

Anota los nombres de tus familiares: _________________________________________
Ahora el nombre de tus amigos cercanos: ______________________________________
En este renglón escribe los nombres de tus compañeros de trabajo: ____________________
En esta línea anota el nombre de todos tus conocidos: ______________________________
Ahora suma, ¿Cuántas personas conforman tu círculo de influencia?_________________________
Reflexiona un momento, ¿Qué hiciste a favor de ellas, mientras estudiabas la lección de este trimestre, “El discipulado cristiano”?__________________________________________
Si hiciste algo por tu círculo de influencia, alabado y glorificado sea Dios.
Si no hiciste absolutamente nada por tu círculo de influencia, ahora haz lo siguiente:

1. Ore por usted. Ore porque la sangre de Jesús lo limpie de su pecado. Ore porque el Espíritu Santo lo mueva a confesar que “no hay nada que impida su relación entre su alma y su Salvador”.
2. Ore por el Espíritu Santo. Ore porque sea bautizado por el Espíritu Santo. Ore porque el Espíritu Santo lo mueva hacer la obra. Ore porque el Espíritu Santo le valor para hablarle de Jesús su círculo de influencia. Ore porque el Espíritu Santo lo use como instrumento en su círculo de influencia.
3. Ore por su círculo de influencia. Ore por cada nombre que anotaste en la lista. Ore porque el Espíritu Santo comience el proceso de conversión en el corazón de cada uno de tus familiares, amigos cercanos, compañeros de trabajo y tus conocidos. Ore con tu pareja misionera. Una cosa muy importante: ore y pon en acción inmediatamente, no hay tiempo que perder. Orando y trabajando.

No olvides las estrategias para de hacer discípulos:

Cuatro estrategias para formar discípulos

1. Yo hago, tú observas.
2. Yo hago, tú ayudas.
3. Tú haces, yo observo.
4. Tú haces y otro observa.

3. Hermano(a), ¿Eres un miembro o un discípulo?

Ser un miembro es fácil, ser un discípulo es más difícil.
El miembro espera panes y peces, el discípulo es un pescador.
El miembro busca crecer, el discipulado reproducirse.
El miembro se gana, el discípulo se hace.
El miembro busca comodidad, el discípulo sirve a los demás.
El miembro gusta del halago, el discípulo del servicio y sacrificio.
El miembro entrega parte de sus cosas, el discípulo toda la vida.
El miembro espera una tarea, el discípulo asume su responsabilidad.
El miembro murmura y reclama, el discípulo se niega así mismo.
El miembro es condicionado por las circunstancias, el discípulo las aprovecha.
El miembro reclama que lo visiten, el discípulo visita.
El miembro suma, el discípulo multiplica.
Los miembros de hoy son trastornados por el mundo, los discípulos de hoy trastornan el mundo por precepto y ejemplo.

Reflexiona: ¿Trastornas al mundo con el evangelio de paz o el mundo te trastorna?

Ø El único límite para el discipulado de éxito es el que ponemos nosotros por nuestra falta de fe.

IV. LA IGLESIA Y LOS MODELOS DE DISCIPULADO

1. Discípulos de Cristo

¿Quién es un discípulo de Cristo? ¿Qué implica ser discípulo de Cristo? ¿Cuál es el costo del discipulado?

· Un discípulo de Cristo implica estar informado y comprender su divina voluntad a fin de presentar nuestros cuerpos como sacrificios vivos a él (Rom. 12:1,2).
· Implica discipular a la gente que nos rodea: la familia, los amigos, los vecinos, a otros pueblos y naciones (Mat. 28:19).
· El verdadero discipulado se sostiene mediante las indicaciones y la autoridad de Cristo (Juan 8:31).
· La prueba del discipulado es producir frutos para glorificar a Dios (Mat. 7:15-20; Juan 15:1-8).
· El discipulado implica dependencia total a Dios y practicar la mayordomía integral, es decir, dedicar a Dios nuestro cuerpo, talentos, tesoros y tiempo para el progreso su obra redentora(Mat. 25:14-30
· El discipulado implica un costo. Ese costo, implica una inversión de esfuerzos, trabajo, recursos, tiempo en el servicio de nuestro Señor y Salvador. dejar aquello que nos impide seguir a Jesús (Luc. 14:25-35).
· El discipulado no cae de lo alto. Se aprende, se imita del Maestro y por lo tanto su núcleo se centra en una persona, en Jesús y en su Palabra (Hech. 17:11; 2 Tim. 2:15; 1 Cor. 11:1; 1 Ped. 2:21).

II. Los patrones del discipulado
¿Qué patrones o modelos de discipulado se pueden aplicar en la iglesia de hoy?
1. Conocer a Jesús y aceptarlo como su Salvador Personal.
2. Dedicar tiempo suficiente para estar a solas con Jesús, por medio del estudio diario de las Sagradas Escrituras y la oración (Juan 5:39; Apoc. 1:7; 2 Tim 3:16,17; Heb. 4:12; Sal. 119:105; Sal. 10:1; 122:6-9; Mar. 1:35; Luc. 18:1-8)
· Ora para vencer las tentaciones.
· En vez de preocuparte, ora.
· Acompaña tus oraciones con la acción.
· Ora cuando parezca que Dios está lejos.
· Ora por los demás y por ti mismo.
· Dedica tiempo para la oración cada día, aun cuando tengas que levantarte temprano. Jesús solía orar muy temprano (Luc. 5:16; 6:12; 9:28-31).
· Ora siempre, nunca te rindas.

3. Hazte miembro de un ministerio de enseñanza bíblica. Como discípulos, el Señor Jesús nos llama a realizar diferentes actividades o tareas: difundir el evangelio, ayudar a los necesitados y hacer discípulos (Mat. 28:19,20).

“El mandato dado a los discípulos nos es dado también a nosotros. Hoy día, como entonces, un Salvador crucificado y resucitado ha de ser levantado delante de los que están sin Dios y sin esperanza en el mundo. El Señor llama a pastores, maestros y evangelistas. De puerta en puerta han de proclamar sus siervos el mensaje de salvación. A toda nación, tribu, lengua y pueblo se han de proclamar las nuevas del perdón de Cristo. El mensaje ha de ser dado, no con expresiones atenuadas y sin vida, sino en términos claros, decididos, conmovedores. Centenares están aguardando la amonestación para poder escapar a la condenación. El mundo necesita ver en los cristianos una evidencia del poder del cristianismo. No meramente en unos pocos lugares, sino por todo el mundo se necesitan mensajes de misericordia”(Obreros Evangélicos, pp. 29.)

4. Crecer en Cristo, dando evidencias de una verdadera conversión, produciendo frutos: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, compasión, perdón, entre otras cosas. Como discípulos genuinos de Cristo, la compasión y el perdón deben de desempeñar un papel trascendental en nuestras vidas (Mat. 14:14; 15:32; 20:34).
5. Dar evidencias de que somos una persona trasformada en Cristo Jesús. Esto significa manifestar una conducta cristiana ante los que nos rodean y nos ven. Recordemos que somos cartas leídas; la discriminación racial y social, no hay cabida en los corazones que aman a Jesús. Mediante la muerte de Cristo en la cruz y la fe en él, todos nosotros sin importar nuestro color, nacionalidad, raza o religión, podemos convertirnos en hijos de Dios (1 Juan 1:12).

6. Examinar todos los días nuestra relación de discipulado. Lo que hicimos ayer a favor de nuestra relación con Jesús o el servicio que hicimos a favor de él, han pasado. Para tener nuevas energías y darle nuevo sabor a la vida cristiana, es practicar cada día aquello que nos causó la máxima alegría y felicidad al servir a Dios (2 Cor. 13:5).

· Oración, reflexión en la Palabra de Dios, evangelismo, salud mental, ayudando los demás, relaciones personales óptimas es igual a la verdadera felicidad, en Cristo Jesús.
REFLEXIONES Y APLICACIONES PARA LA VIDA

Mí querido(a) amigo(a), hermano(a): ¿Demuestras compasión con tu cónyuge, tus hijos, con los miembros de la familia? ¿Amás a Jesús? ¿Cuáles son las evidencias? ¿Eres un seguidor genuino de Jesús? ¿Has consagrado tu vida para el servicio de Dios? ¿De qué manera eres un canal de luz? ¿Has dejado resplandecer la luz Cristo a los que te rodean? ¿Qué lecciones aprendiste en este trimestre? ¿Por qué son importantes para el discipulado? ¿Cuál es tu compromiso en este momento con Jesús y su iglesia?

Reflexiona conmigo el siguiente texto: “Todo seguidor de Jesús tiene una obra que hacer como misionero en favor de Cristo, en la familia, en el vecindario, en el pueblo o ciudad donde viva. Todos los que están consagrados a Dios son canales de luz. Dios hace de ellos instrumentos de justicia para comunicar a los demás la luz de la verdad. El resultado de la obra de Jesús, mientras estaba sentado, cansado y hambriento, al lado del pozo, fue muy extenso en bendiciones. El alma a quien trató de ayudar vino a ser un medio de alcanzar a otros y traerlos al Salvador. Tal fue siempre la manera, en que la obra de Dios progresó en la tierra. Dejad resplandecer vuestra luz y otras luces se encenderán” (Servicio Cristiano, p. 24)

Ore conmigo, por favor…"Que os améis los unos a los otros, como yo os he amado" (Juan 15: 12)…Feliz sábado.

RESUMEN: Ser un discípulo de Jesús significa vivir su vida de compasión.

Elaboró: Delfino Jarquín López, Si usted gusta toda la versión haga clic en: http://www.pmministries.com/CEES/2008/ES1/Index.html; http://www.vivafeliz.es.tl/; http://comentariosdeescuelasabatica.blogspot.com/; http://www.adventistas.com.mx/, temas de interés y enlaces inmediatos.

Bibliografía: Melbourne Bertram, El discipulado cristiano, Guía de estudio de la Biblia, Edición para maestros, Enero-Marzo de 2008__Notas de E.G. White para las Lecciones de la Escuela Sabática, Enero-Marzo de 2008__G. White Ellen: El Deseado de todas las gentes, Servicio Cristiano Eficaz__Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día: Comentario Bíblico adventista del Séptimo Día, Tomo V- Diccionario Bíblico Adventista del Séptimo día, - Creencias de los Adventistas del Séptimo Día, 1988 & 2006, _D. Thomas Jerry, Las 28 Creencias fundamentales para mí, APIA, 2007, _ Martín Carlos, Como trastornar al mundo, ACES, 2000__De la Cruz Misael, Discipulado en los pasos de Jesús, Segundo Diplomado teológico, Universidad de Linda Vista, 2007__Burrill Russell, Reavivamiento del discipulado, APIA, 2007__Ariyaratnam Indrani, Escasa Malou, Abdool Karen, Acevedo Wanda, K Julene, et al, Jesús: un don único, Guía de es estudio de la Biblia para jóvenes, El universitario, Enero-Marzo de 2008.

Hermanos y maestros de la Escuela Sabática, espero que les pueda servir de ayuda este material. El propósito es, abarcar toda la lección de la semana; considerando los objetivos principales y aplicándolos en nuestra vida cristiana...gracias por las sugerencias y comentarios que nos han enviado; que la honra y la gloria sea para Dios. Ahora el correo es: delfino_comessab@hotmail.com delfinosabbathschoolcomment@gmail.com ¡Dios les bendiga hermanos en cada una de sus actividades!, y esperando pronto la bendita esperanza de la Segunda Venida de Cristo Nuestro Señor, se despide su hermano en Cristo: Defino Jarquín López.